Páginas vistas en total

lunes, 15 de agosto de 2011

Las primarias: Un buen augurio!!







Sin lugar a dudas a muchos de los que pensamos que el país –y el resultado electoral, en cierto modo lo está expresando- esta transitando por la buena senda; es decir, orientados en dirección a la consecución del desarrollo y bienestar de la población, nos satisface en demasía el porcentaje obtenido por el oficialismo en el día de ayer.
No porque supongamos que este sea el gobierno “ideal”, pues, para ello no solo se necesitarían gobernantes ideales, sino también una ciudadanía ideal, sindicatos ideales, empresarios ideales, periodistas ideales, financistas ideales, comerciantes ideales, etc., etc., etc.
Somos conscientes que eso solo puede acontecer en el plano de las abstracciones; esto es, en el plano del “deber ser”. Que, por otra parte, nadie ignora dista mucho del verdadero “ser”. No obstante, aquél (el ideal) puede servirnos como punto de aspiración, como meta a seguir, como faro indicador para adoptar un rumbo.
Y sinceramente, con altibajos, con errores y con muchos aciertos también, éste es un gobierno que aspira  transformar a nuestro país en una nación seria, orientada al desarrollo y con la posibilidad concreta de distribuir equitativamente la riqueza.
Lo cierto es que estas elecciones primarias representaron un verdadero estímulo para quienes desinteresadamente (en términos particulares; no así en términos colectivos) aspiramos a encontrarnos con un país sensiblemente mejor al que pudimos tener acceso nosotros en otros tiempos no tan lejanos.
El porcentaje de votos obtenidos por Cristina Fernández de Kirchner nos proporciona "el complejo vitamínico” necesario para confiar en la salud de nuestro país; y mucho más teniendo en cuenta “el virus” que azota a las, cada vez más endebles, economías desarrolladas.
Los argentinos han elegido; y eligieron bien. No porque coincidieran con nosotros, al momento de emitir su voto; sino porque optaron por un modelo de país que los preservará de la crisis, que los tendrá en cuenta como parte integrante de una comunidad nacional y hasta regional podríamos afirmar; contrariamente a lo que que hubiere sucedido si optaban por el paradigma opositor.
La crisis internacional esta revelando el fracaso del modelo neoliberal; sin embargo, la mayoría de los miembros de la oposición sigue profesando la fe de los dogmáticos como si esa fuere la única salida. No ven más allá de sus creencias, no admiten que el capitalismo financiero esta llevando a la ruina la vida de las personas. Tal vez, porque están más interesados en resguardar y ampliar sus mezquinos intereses que en defender a nuestros habitantes. Son los mismos sujetos que se alarman ante la caída de los valores bursátiles y no se inmutan ante la caída del desempleo y la producción. Los que están más pendientes de lo que acontece en la City, que lo que acaece en los barrios industriales; los que reivindican la especulación financiera como modelo a seguir por sobre el modelo productivo.
Los que representan, por más que lo oculten, un pasado nefasto de nuestra historia; de ahí que lo único que tienen para divulgar es su dogma. Falaz por cierto, pero tan reiterado a lo largo de tantos años que todavía puede resultar "creible" para captar  la adhesión de algunos votantes inexpertos.
Pero los dogmas, tarde o temprano, se desdibujan, se deshacen, se destruyen porque no soportan la verdad de la realidad.
Eso es lo que aconteció este 14 de agosto de 2011 “los dogmas” se desdibujaron más rápido de lo que se esperaba, a pesar de la complicidad de los grandes medios para propagarlo ininterrumpídamente. ¿El motivo de ese derrumbe? Es fácil de hallarlo: simplemente, buena parte del pueblo argentino se ha dejado llevar por su realidad.
Ahora, resta afianzar esa realidad en los comicios del 23 de octubre; ya que con ello estaremos afianzando la esperanza de bienestar para todo el pueblo argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario